Archivo del sitio

NUNCA DEJES QUE NADIE TE DIGA QUE NO PUEDES HACER ALGO.

Esta es una de las premisas que toda persona debería de esforzarse en cumplir. Nadie tiene derecho a cortar tus alas, ni a limitarte en tus objetivos, el único con ese derecho eres tú, pues está demostrado que son el tesón y la capacidad de trabajo los mayores responsables del éxito personal ( no confundir con éxito económico ) . Sin embargo no hay que olvidar que los demás ejercen una influencia en nuestras propias expectativas y pueden hacernos creer que somos incapaces de llevar a cabo nuestros planes.
Dejo un link con un artículo que ya escribía explicando lo que es el efecto Pigmalión:
http://wp.me/p3rHdF-1n
A continuación os dejo un enlace de un video de Youtube en el que se explica brevemente el experimento llevado a cabo por Jacobson & Rosenthal para demostrar este efecto y sus consecuencias.

Y ahora vuelve a ver el video de la película ” En busca de la Felicidad” ( 2006 ), y piensa en ello.

Que tengais un buen día.
La frase:
Los que piensan que es imposible, no deberían molestar a los que lo estamos intentando.”
Tomas Alva Edison

PROFECÍA AUTOCUMPLIDA (Efecto Pigmalion)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por MªIsabel López

               Alguna vez hemos oído hablar de la Profecía Autocumplida. Pero ¿sabemos realmente en qué consiste? Simplemente atendiendo a las dos palabras que lo forman podemos hacernos una idea, es una predicción que se cumple por sí misma, es decir, que simplemente por haberla realizado, ésta se cumple. !!! ¿Cómo?!!! !!! ¿Cuándo ha ocurrido eso? pues sí, y además ocurre continuamente. Es una predicción que en principio es falsa, pero sólo por el hecho de haberla realizado, nuestro comportamiento, muchas veces inconscientemente, se modifica e influye en los demás o en nosotros mismos y termina cumpliéndose. Veámoslo con el ejemplo típico que se utiliza para explicar este efecto.

               Si a alguien se le ocurre vaticinar que el Banco X va a quebrar, los depositantes de ahorros corren a retirar su dinero en masa y los accionistas a vender sus acciones, el banco se queda efectivamente sin dinero y entra en bancarrota. Así de fácil, y así de complejo.

               Este fenómeno es trasladable a la psicología, también es conocido como el Efecto Pigmalión en el campo de la motivación, según el cual, la creencia que se tenga sobre otra persona influirá en su rendimiento.

               Fue estudiado en la década de los 60 en la Universidad de Harvard por los investigadores Robert Rosenthal y Leonore Jacobson, en dicha investigación, lo que se hizo fue realizar un test de inteligencia en un Instituto, y sin corregirlos se le “mintió” a los profesores dándole una lista de alumnos que según el test que habían realizado, destacaban sobre el resto de compañeros. Cuando terminó el curso, se repitió el test de inteligencia, y ahora sí, ahora se corrigieron todos los del principio del experimento y los del final, y se encontraron con que la diferencia de los test de esos alumnos presuntamente más aventajados había aumentado mucho con respecto a los de sus compañeros. ¿Qué podemos extraer de esto?, pues simplemente las expectativas de los profesores sobre estos alumnos cambiaron su actitud hacia ellos y éstos a su vez al percibirlo mejoraron en su rendimiento.

               Por lo tanto, podemos decir que lo que los demás creen de nosotros influye para bien y muchas veces y desgraciadamente para mal. En el trabajo, en la escuela, en el deporte, en todos aquellos lugares donde hay un intercambio entre expectativas y actitudes.

               El efecto Pigmalion, lo debemos aplicar a nosotros mismos. Si yo creo que la gente me percibe como una persona antipática y arisca, actuaré de forma defensiva pudiendo resultar con mi actitud efectivamente, antipática y arisca. Sin embargo, si yo creo en mí, creeré en mi competencia e intentaré conseguir retos pudiendo llegar y hacer lo que me proponga.

               En un futuro post y si queréis, podemos profundizar del impacto de este efecto en el ámbito escolar, ya que incluso las instituciones educativas, sabiendo de su importancia mandan directrices a su profesorado para que se tenga en cuenta.

La Frase:

“Tanto si usted cree que puede, como si cree que no puede, está usted en lo cierto”

Henry Ford