Archivo del sitio

NO TENGO TIEMPO

reloj

          ¿Tienes suficiente con veinticuatro horas al día?
          Bueno, quizás a algunos les sobra, pero a otros les falta…. ¿sobran?… ¿faltan?… Pues ni sobran ni faltan. Son las que son, veinticuatro, ni una más, ni una menos, las que tarda la Tierra en dar una vuelta sobre sí mismo, 86.400 segundos de media, es el lapso de tiempo que  la Tierra invierte para que el sol vuelva a estar en el punto más alto sobre el horizonte . Y de ese tiempo, una tercera parte la necesitamos para descansar, para dormir, para que cuerpo y mente funcionen adecuadamente, ya escribí anteriormente de la importancia del sueño y de su función  http://wp.me/p3rHdF-9y

                Sin embargo, la sensación de que nos falta tiempo, es real… pero de nuevo, nos equivocamos. NO nos falta tiempo, nos sobran tareas o gestionamos mal el tiempo del que disponemos. Por lo tanto, el problema no está en el reloj, está en nosotros. Y eso es una buena noticia y puesto que no podemos hacer como Tempo ,     tempo2         la chica mutante de los Marvel con poder de manipular el tiempo , contraatacaremos con nuestro modesto poder terrenal : nuestra inteligencia ,  nuestra capacidad para cambiar , de modificar nuestros hábitos y de aprender de nuestras experiencias.

                Lo primero que tendremos que averiguar son las razones por las que tenemos la sensación de no dar abasto y de que siempre estamos dejando obligaciones pendientes. Te propongo una tarea que te llevará tiempo realizar pero que paradójicamente te ahorrará tiempo más adelante.

              Antes de seguir, quiero señalar que los ejemplos que voy a poner están referidos a tareas domésticas porque son tareas que todo el mundo conoce y así salvamos los aspectos diferenciales de cada una de las profesiones, pero las situaciones son perfectamente trasladables al ámbito laboral o del estudio, y quien dice niños, dice compañeros de trabajo tanto nuevos como antiguos o  subordinados

http://mrg.bz/O3bR6S

apuntar   Lleva un registro por escrito de tus tareas, para ello, y durante una semana o mejor dos, ve apuntando aquello que tienes que hacer, tus planes, las tareas diarias y las domésticas, y al lado apunta también el tiempo que estimas que vas a tardar, apunta todo lo que tengas programado para el día siguiente, pero, y esto es muy importante, a medida que las vayas realizando, ve rectificando y apuntando en otro color lo que hagas y no estuviera planificado, ve comprobando lo que tenías apuntado y el tiempo que realmente has invertido, te vas a llevar más de una sorpresa, la primera es que el tiempo que has estimado no se cumple, probablemente tardas más de lo esperado en realizar cada una de las tareas, puesto que cuando nos las imaginamos haciendo, ocurre todo de manera fluida, pero luego, en el momento de hacerlas, ocurren imprevistos… una llamada de teléfono que se alarga, un atasco, o te has dado cuenta de que no tienes huevos suficientes y tienes que cambiar el menú

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

http://mrg.bz/5DLc3k

             Puedes hacerte un cuadro diario con al menos seis columnas y en cada columna registrar:

1.-Nombre de la Tarea 2.-Hora de Inicio prevista 3.- Hora de inicio real 4.-hora de finalización prevista 5.-hora de finalización real 6.-causa de la diferencia y dejando espacios para registrar las tareas no programadas  y que se nos han colado en la agenda

                Tener todo esto registrado por escrito, y después de una semana o dos, nos ayuda comprobar de un vistazo si nuestras previsiones se cumplen y cuando no se cumplen, por qué, si ocurren mucha interrupciones etc. Ahora tenemos una visión más realista de lo que pasa, y podemos comprobar si tenemos muchas interferencias y de donde vienen, o podemos comprobar que tardamos más de lo que creemos en realizar algunas tareas, por lo que lo tendremos en cuenta a la hora de diseñar nuestra agenda en el futuro,  puede que ahora te des cuenta de que no todo cabe en un día y que el tiempo no es elástico, así que toca poner orden y cambiar cosas.



          De todas las tareas que realizas, seguro que hay algunas en las que no es indispensable que seas tú quien las lleve a cabo. Hay que aprender a delegar en quienes nos rodean, tareas y responsabilidades. Sí, ya sé… que si no lo haces tú no estará igual de bien, pues bueno te diré, que eso no es cierto, y en el caso de ser cierto, tú no naciste sabiéndolo hacer, aprendiste y en tus inicios también tuviste errores, así que deja de ser tan exigente contigo y con los demás, no te digo que dejes tareas importantes en manos inexpertas pero seguro que hay muchas que los demás pueden realizar de manera muy válida. Deja que tus hijos doblen las toallas aunque no queden en el armario tan perfectas como las dejas tú, o las arrugas en la sábana tampoco son tan graves, ya aprenderán, mientras tú te encargas de limpiar la lámpara del techo.

          Prioriza tus tareas, organízalas de manera que realices en primer lugar aquellas más urgentes y las que no permiten demora, así como las más importantes, deja para el final las menos importantes y/o menos urgentes, que no es sinónimo de aplazarlas injustificadamente, deben estar en tus planes y en tu ánimo hacerlas, pero este orden te permitirá que si surge alguna urgencia y te ves obligado a cambiar de planes, al menos lo más importante está hecho y el desaguisado será menor.

          Identifica aquellas cosas que te hacen perder tiempo, como por ejemplo, una que ahora está tomando mucha relevancia son los Wassap, la utilización de las redes sociales o  internet. ¿Cuántas veces, has abierto el Facebook en esos diez minutos que te habías permitido para tomarte un café, y se convirtió en una hora al revisar los mensajes, haciendo comentarios o viendo videos? Te recomiendo que si has parado un momento para tomarte un café, te lo tomes relajado, disfrutando del descanso, y dejes las redes sociales, internet y el móvil para cuando tengas tu trabajo terminado, o en todo caso mientras vas en el autobús o en el metro, eso tiene la ventaja de que llegar a tu destino marca el punto en que debes dejarlo.

taza de cafe http://mrg.bz7J9VOzf

          A grandes rasgos, te he presentado una forma de introducir un poco de organización que te permita gestionar tu tiempo de forma más efectiva, aunque podríamos alargarnos , desarrollar este tema de una manera más profunda, y darte algunas claves para optimizar tu rendimiento, no quiero terminar sin decir que es también muy importante que en esa organización encuentres tiempo para ti, para descansar realmente, para relajarte, para reírte con los amigos , para jugar con tus hijos, para pasear, para disfrutar de tu pareja. El estrés diario y el sentimiento de no llegar a tiempo son muy nocivos para nuestra salud y para nuestras relaciones, ya que en muchas ocasiones nos pone de mal humor y nuestra paciencia se convierte en impaciencia. Nosotros debemos ser dueños de nuestro tiempo y no sus esclavos.

Que paséis un buen día y la frase de hoy es:
“El tiempo no es oro, el oro no vale nada, el tiempo es vida”

Jose Luis Sampedro 

Anuncios

LAS FUENTES DEL ESTRÉS

Imagen

          Es innegable el efecto que tiene sobre nuestra salud el tipo de vida que llevamos. Diariamente nos bombardean el ruido, las prisas, el tráfico, los problemas, el vecino, las noticias, etc. Todo ello lo conforman las fuentes de estrés, y no sólo son importantes por la intensidad de algunas de ellas, sino por la cantidad de las que puedan parecer más pequeñas, la acumulación de pequeñas adversidades también van dejando su huella y erosionando nuestra calidad de vida.

                Los estresores son aquellas circunstancias y estímulos desencadenantes de estrés, ¿Que es entonces el estrés?, biológicamente el estrés es el estado de tensión que permite al organismo estar preparado para la huida o el ataque en caso de agresión, por tanto es adaptativa, tiene su función, el problema surge cuando esta fuente de estrés es continua o viene por muchos frentes, el medio social en el que nos movemos, está lleno de vicisitudes que tenemos que superar día a día y nos desborda.

                  En este artículo lo veremos de forma superficial, sin grandes profundidades en las fuentes de estrés , tiempo habrá para tratar otras perspectivas.

                También hay que tener en cuenta que la misma circunstancia, episodio, estímulo, no es considerada  estresante por todos, ni todos los estresores tienen la misma intensidad ,ni se reacciona de la misma manera en distintos momentos y ante el mismo estresor, por ejemplo, hay quien conduce por gusto y quien lo hace por obligación, además hay quien conducir  le pone nervioso, o quien no importándole conducir, no le gusta hacerlo de noche , ni que decir tiene la diferencia de conducir para ir a la compra que hacerlo por trabajo a 500Km de distancia. Como vemos la capacidad de los estresores para provocarnos un estado de tensión depende de muchas variables y a razón de esa capacidad, nos producen efectos distintos.

                Veamos algunos:

Los estresores psicosociales, son aquellos que actúan a través de las relaciones con otras personas, y esto nos influye psicológicamente, dependiendo de su complejidad, Chiriboga los diferenció en tres niveles:

Nivel micro, son aquellos de la vida cotidiana, como perder las llaves, olvidar una cita, romperse un tacón, como vemos aparentemente no tienen importancia, pero su efecto acumulativo no es nada despreciable.

Nivel medio, no son tan cotidianos y se les conoce como “sucesos vitales estresantes”, por ejemplo un cambio de domicilio, tener problemas con un compañero de trabajo…

Nivel macro, afecta a toda la sociedad y a nosotros como miembros de ésta, por ejemplo una inundación, o la crisis económica.

Hay otra fuente de estrés que es la “no ocurrencia de eventos”, un ejemplo muy claro es querer tener hijos y que no vengan, o querer trabajar y no encontrar ocupación.

Como hemos dicho los efectos de los distintos tipos de estresores no son iguales, evidentemente si en una inundación pierdes tu casa, supone un punto de inflexión en tu vida, no digamos si has perdido un ser querido, es algo que ocurre en un corte espacio de tiempo pero sus efectos son muy graves, en comparación con los efectos acumulativos del estrés diario enfrentándote al tráfico.

Los cambios vitales como tener un hijo aunque éste sea deseado, suponen también una gran fuente de estrés, cambio de horarios, prioridades, inseguridades, adaptación a un nuevo ser que depende de ti para subsistir,a lo que además hay que sumarle la sobrecarga de trabajo o de tareas que ello supone, no digamos si la llegada del bebé no ha sido deseada.

Podemos pensar que parece que el mundo está confabulado para hacerte la vida difícil, pero… ¿realmente es así?, dejando a un lado las grandes y más graves fuentes de estrés que deben abordarse de forma más completa, el resto son controlables, o al menos lo son sus efectos,  forman parte de la vida, lo que tenemos que hacer es saber adaptarnos y gestionar nuestras habilidades y manejarnos con éxito .

Bueno, pues como introducción al estrés ya es largo este post, así que lo dejamos para otra ocasión en la que os daré más información y claves de manejo. Que tengáis un buen día y la frase elegida es:

“Vosotros los europeos tenéis los relojes, nosotros el tiempo”

Proverbio africano