Archivo del sitio

EL BAILE DE SAN VITO

               Imagen

               Bueno, esta expresión es muy conocida. Normalmente lo utilizamos para referirnos a personas que no paran de moverse, que están inquietos. Incluso en ocasiones es motivo de burla para muchos, pero ¿sabes de que se trata?.

                Empecemos por la referencia a San Vito. Vito de Lucania era un mártir del S. IV que ya sea porque se cuenta que  sufrió terribles convulsiones como consecuencia de las torturas a las que fue sometido o porque uno de los milagros que se le atribuyen fue el de curar al hijo del emperador romano Diocleciano de la epilepsia que sufría, terminó  convirtiéndose en el santo al que se encomendaban los enfermos aquejados de convulsiones o movimientos espasmódicos incontrolables y que sobre todo en la Edad Media , debido al desconocimiento sobre las enfermedades neurológicas de la época, eran acusados de brujería o posesión diabólica con el terrible fin que les esperaba por ello.

                Pero ¿Qué enfermedades sufrían realmente estas personas? Hay varias candidatas que cursan con convulsiones y movimientos incontrolados, pero las principales a las que hoy incluso se hace referencia con el nombre de baile de San Vito son las Coreas, La palabra corea significa danza, y las más importantes son la Corea de Huntington y el Corea de Sydenham.

                La Corea de Huntington es una enfermedad neurodegenerativa, cuyo origen está en la  mutación de un gen localizado en el brazo corto del cromosoma 4, afectando a la producción de una proteína, la huntingnina. Tiene variaciones juveniles e infantiles como la Corea de Huntington juvenil o el Síndrome de Westphal. Sus consecuencias suelen afectar gravemente al paciente a partir de los 40-50 años, y la evolución suele durar 15-30 años. Lo más impactante a la vista de esta enfermedad son los movimientos coreicos, que son movimientos amplios de brazos y piernas, sobre las que no se tiene ningún control, también se dan muecas exageradas, y dificultades en el habla y al tragar, pero antes de que estos efectos hagan su aparición de forma incapacitante, ya han ocurrido otras alteraciones graves, como son una disminución en las facultades cognitivas, de la memoria, de la capacidad de concentración , dificultades en el aprendizaje, en el cálculo mental o en las facultades lingüísticas, derivando hacia una demencia pero eso no es todo, también puede darse cambios de personalidad, agresividad, irritabilidad. Tal es la gravedad ante el panorama que se les presenta que  no es extraño que estos pacientes sufran depresión e intentos de suicidio. Por si fuera poco, esta enfermedad no tiene cura, así que el tratamiento solo puede aliviarles los síntomas en cuanto a medicación se refiere, y como tratamiento psicológico, solo cabe retrasar el deterioro de las capacidades mentales, el tratamiento que se ofrece para las enfermedades crónicas,  así como apoyo al paciente y a sus cuidadores. Sin embargo al tratarse de una enfermedad causada por una mutación genética que se hereda, es posible para aquellas personas con posibilidades de padecerla y transmitirla, hacerse un estudio genético, anticipándose y retrasando en lo posible sus efectos, asi como evitar su transmisión a generaciones futuras, sometiéndose a técnicas de fertilización in vitro de manera que se seleccionen e implanten embriones libres de la mutación.

La Corea de Sydenham, es consecuencia de una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Streptococcus Pyogenes. Esta bacteria puede provocar una faringoamigdalitis que en algunos casos puede derivar en una fiebre reumática. Después de los problemas de garganta de la infección en sí, en aquellos casos en los que la enfermedad se va agravando, aparecen los movimientos coreicos, se pierde la motricidad fina, la destreza con los dedos y las manos se les hace muy difícil a los niños, influyendo en su capacidad para escribir o dibujar, el movimiento muscular es continuo intercalando con espasmos, y afecta a la manera de andar con normalidad, el movimiento de piernas es lento, cambia el tronco bruscamente de dirección y la cabeza ladea. Esta enfermedad está englobada dentro de los “desordenes autoinmunes neuropsiquiatricos asociados con infección estreptocócica” las denominadas PANDAS, y que gracias a las medidas de higiene de hoy junto con la posibilidad de tratamiento antibiótico, su incidencia ha bajado notablemente, aunque sigue habiendo brotes esporádicos. La Corea de Sydenham afecta más a las chicas y con mayor probabilidad en poblaciones desnutridas y donde las medidas de higiene son deficientes. A diferencia de la Corea de Huntington, sí tiene cura con ayuda de la medicación adecuada en la mayoría de los casos.

                Bueno, esta ha sido mi aportación de hoy, espero que os haya sido amena y como siempre os deseo un buen día.

                La frase de hoy:
                “Se ríe de las cicatrices quien nunca ha sentido una herida”

William Shakespeare (1564-1616)