CONOCE LA AUTOESTIMA

7760692932_7f04edfeda_m

https://www.flickr.com/photos/emivieira/

La autoestima es lo que pienso de mí, y en función de cómo lo haga, lo reflejo y me verán los demás. La autoestima no es algo con lo que se nace sino que se aprende, sobre todo en la infancia a través de lo que dicen de nosotros  quienes nos rodean y nos cuidan. Los padres, los maestros, los familiares, los amigos, nos transmiten mensajes que van forjando nuestra autoestima. Si son mensajes negativos, nuestra autoestima sufrirá, si son mensajes positivos, mi autoestima se beneficiará, y es por eso por lo que las etiquetas son tan importantes y  peligrosas para los niños. Si a un niño se le dice “ tú no puedes “ “eres un patoso” “ no vas a ser capaz” “ eres tonto” “eres muy travieso” o se le dice delante de otra persona “ es hiperactivo” “ no saca buenas notas” “ todo hay que repetírselo dos veces” etc. etc. etc. el niño creerá que realmente es así y se comportará como se espera que se comporte según lo que se “ cuenta “ de él, es lo que se conoce como el Efecto Pigmalión, o de profecía autocumplida. Aquí puedes leer un artículo que trata este tema:

https://wordpress.com/post/50930003/85/

Sin embargo, no está todo perdido. Podemos cambiarlo y mejorar la autoestima. Para ello lo primero es tomar conciencia de nuestras virtudes y de las cosas que se nos dan bien. Esas serán tus fortalezas. Puede ser el deporte, los estudios, la jardinería, las manualidades, ser un manitas, la cocina, escuchar a la gente, los idiomas , la música, y acordarme de ello cuando me vengo abajo y pienso que todo lo hago mal, y que no valgo para determinadas cosas. Sí, bueno, puede que sea un cocinero espantoso pero cuidar niños se me da muy  bien. O incluso dentro de un mismo campo habrá cosas  que se me den mejor que otras, por ejemplo, se me pueden pegar siempre las lentejas pero el pollo en salsa me sale para chuparse los dedos y mojar pan. Todos tenemos puntos fuertes y puntos débiles, sólo tenemos que ser conscientes de ellos. Por lo tanto ante un pensamiento negativo sobre mis habilidades, le enfrentaremos uno positivo.

¿Por qué hay que hacer esto?, pues por la simple razón de que el cerebro recuerda antes los fracasos que las victorias ¿por qué? Pues porque tiene que aprender de los errores para la supervivencia, pero como todo, si deja de ser adaptativo empieza a ser un problema. Así es importante hacer hincapié en recordar lo que hemos hecho bien para contrarrestar los sentimientos negativos de nuestros fracasos y eso hay que hacerlo a conciencia, como si de un entrenamiento se tratara, hasta que sea algo natural, no acordarme solo de lo negativo sino también de lo positivo, y  así, esa  balanza que hasta ahora ha estado muy  inclinada hacia el lado negativo , la equilibramos o incluso la inclinamos al lado positivo ( no demasiada porque también puede ser un problema ) .

Así que empecemos.

Tu primera tarea va a ser comprarte una libreta bien bonita, en la que primero vas a hacer un listado de tus fortalezas, para que las puedas enfrentar a tus debilidades. A esa lista resérvale unas cuantas hojas más para que a medida que vayas recordando virtudes, las puedas ir añadiendo, así como aquellas que vayas adquiriendo con el paso del tiempo.

Tu segunda tarea será apuntar diariamente antes de acostarte todas aquellas cosas positivas que te hayan ocurrido, lo que te haya dado bien ese día, tus logros, por ejemplo “ hoy me he levantado del sofá y he ido a dar un paseo” “ hoy me ha sonreído la vecina “ “ he conseguido dar mi opinión sin ponerme nerviosa” “ he subido un piso andando” “ he rechazado ese trozo de pastel que va a estropear mi dieta” etc… tantas y tantas cosas que ocurren a diario, que son positivas y a las que no les hacemos casos. La felicidad está en las pequeñas cosas, no lo olvides.

Esto va a convertirse en un tipo de gimnasia mental que te ayudará a recordar lo bueno y contrarrestar lo negativo.

Otra cosa que puedes ir haciendo es evitar la gente negativa, o que no te valora, o que ejerce un efecto negativo en tu vida. En el caso de que esto sea imposible porque formen parte de tu familia o de tu trabajo, no le des valor a sus opiniones. Al principio te costará, pero poco a poco lo conseguirás.

Para empezar a trabajar la autoestima no está mal, sin embargo con el tiempo realizaremos más tareas que te ayuden a lograrlo.

Otro aspecto a tener en cuenta es tu genialidad, tu individualidad, tú eres tú, no eres la copia de nadie. Tampoco eres ni mejor ni peor que nadie, eres distinto y en función de ello tendrás experiencias más o menos positivas para ti, que serán distintas de las de otra persona. A una persona puede disfrutar paseando por el campo y a otra hacerlo por museos. Por lo tanto toma conciencia de quien eres, tal y como eres, acéptate y disfrútate.

No quiero despedirme sin recordarte que no hay que  venirse abajo por un fracaso o una equivocación, sino que debes tomártelo como parte del aprendizaje. De los errores también se aprende. Nadie es perfecto ni debe pretender serlo. Toma la experiencia y saca conclusiones positivas para ti.

“La autoestima es tan importante para nuestro bienestar como las patas para una mesa. Es el soporte de la salud física, mental y para la felicidad”

Louise Hart.

Anuncios

Acerca de MªIsabel López

Licenciada en Psicología. Máster en Psicopatología y Salud. Mi idea es acercar la psicologia a todos , esa gran desconocida, que envuelve cada momento de nuestra vida sin que seamos conscientes de ello.

Publicado el 15 abril, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Me parece muy interesante tu artículo. Sin embargo, me gustaría comentar algo contigo. Creo. al igual que tú, que enfocarnos en nuestras virtudes es imprescindible. Sin embargo, una persona con baja autoestima, tendencia a la depresión y a verlo todo “oscuro”, puede encontrar muy difícil realizar estos ejercicios que apuntas.
    Creo que podría ser igualmente interesante trabajar sobre nuestro diálogo interno, aprendiendo a desechar aquellos pensamientos negativos (distorsiones cognitivas) casi de manera automática.
    ¿Qué opinas al respecto?

    • Gracias por tu comentario. Por supuesto que para una persona depresiva es más difícil llevar a cabo este ejercicio, por eso se complementa con otros puesto ue en este tipo de personas además hay que trabajar la motivación, las distorsiones cognitivas y por supuesto los pensamientos negativos entre otras cosas. El artículo está escrito para el general, luego hay que personalizar, como siempre digo, ir al psicólogo es como ir a un sastre, que te confecciona un traje según unas pautas generales pero luego lo ajusta a tus medidas exactas .
      Que tengas un buen día 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: