EMPATÍA

  

                En anteriores artículos hemos comentado la importancia que tienen las habilidades sociales en la calidad de nuestras relaciones personales y sociales. El arsenal que tengamos disponible de estas habilidades determina nuestro éxito social. De entre estas habilidades, se encuentra la empatía, que no hay que confundir con la simpatía.

                La empatía se define en psicología como la capacidad de entender el mundo emocional del otro, de captarlo, saber qué lo provoca, comprenderlo y entender cómo piensa. Normalmente se comete el error de pensar que se trata de ponerse en la piel del otro y sentir lo mismo que el otro siente, y no se trata de eso,  nos estamos equivocando. Para entenderlo vamos a comparar los términos empatía, simpatía y antipatía utilizando sus definiciones académicas:

Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Es decir, comprender el estado emocional del otro, respetarlo y saber por qué se ha producido, se realiza de modo objetivo, neutro.

Simpatía: Inclinación afectiva entre personas, generalmente de forma espontánea y mutua. Es decir, estar de acuerdo con su estado emocional, nos ponemos de su lado. No es neutro, me siento en sintonía con él.

Antipatía: Sentimiento de aversión que en mayor o menor grado se experimenta hacia alguna persona, animal o cosa. En este caso tampoco es neutro, no estamos de acuerdo con el estado emocional del otro, no lo compartimos, estamos en desacuerdo.

                La empatía es una de esas habilidades que si bien tienen un componente biológico, se puede aprender en condiciones normales. Se puede potenciar desde la niñez, pero también se puede destruir. Un niño al que no se le deja expresar sus emociones, tampoco aprenderá a reconocerlas en los demás y por tanto carecerá de empatía. Las personas con un buen grado empático resultan ser una agradable compañía, influyen positivamente, conectan enseguida, hacen sentir que se nos escucha y que se nos entiende. Sin embargo las personas que carecen de empatía, pueden resultar ofensiv@s o desconsiderad@s, resultando desagradables en las relaciones, provocando actitudes defensivas y que se eviten las interacciones con ell@s.

                Hemos dicho que la empatía es una habilidad que se aprende, pero también se encuentra ausente en algunas patologías determinadas biológicamente como  las del espectro autista o las esquizofrenias. También está ausente en el comportamiento antisocial, en el trastorno límite de la personalidad o en el narcisismo, aun así se puede aprender y forma parte de las habilidades que se les enseña para un mejor manejo de las relaciones sociales, que a la vez le reportará una mejor calidad de vida.

                Para aprenderlo hay que saber interpretar el lenguaje no verbal que emite el otro y hacerlo corresponder con la emoción adecuada, así sabremos cómo se siente y qué piensa. Se trata de tener la habilidad de observar las reacciones e interpretarlas, de verlo desde un punto de vista distinto al nuestro, desde otra perspectiva, sin que ello quiera decir que estemos de acuerdo o no.

                Espero que con estas líneas se hayan aclarado las confusiones en torno a este término, que por supuesto es bastante más complejo y lleno de matices, imposibles de tratar en un solo artículo.  Espero vuestros comentarios. Que tengáis un buen día.

La frase:

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”

Mahatma Gandhi

Imagen

Foto:  http://mrg.bz/DHKrQR

Anuncios

Acerca de MªIsabel López

Licenciada en Psicología. Máster en Psicopatología y Salud. Mi idea es acercar la psicologia a todos , esa gran desconocida, que envuelve cada momento de nuestra vida sin que seamos conscientes de ello.

Publicado el 14 junio, 2013 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Enrique Aguilar

    Ahora se preconiza que la empatía se basa en las neuronas en espejo, pues estas se activarian ante el estado emocional de nuestros pacientes y nos permitirían identificarnos con dicho estado, vale la pena profundizar en esta hipòtesis. Enrique Aguilar Zambrano

  2. Miriam Rodríguez

    Definitivamente el ser empático te libra de muchos conflictos, ya que definitivamente uno no haría ni diría algo que pudiera dañarnos a nosotros mismos.
    Un pensamiento empático en una población evitaría guerras.

  3. Sara Eva Saenz Turkowsky

    Muy intersante el articulo, la empatia capacidad que debe tener todo terapeuta para identificarse en forma parcial y temporal con el paciente, Es verdad, son pocas las personas que pueden ser capaces de contener a otras personas.Tener sensibilidad pero sin que nos afecte. Gracias, excelente articulo.
    Sara Saenz Turkowsky.

  4. Gracias por tu artículo María Isabel. En verdad la empatía es todo un entrenamiento que no se improvisa en la vida profesional, sino que es una forma de entender la vida y nuestros iguales en el trato mismo con familiares, compañer@s y amigos. Se trata de emplear la información y conocimientos previos para saber actuar de la mejor forma frente a los demás y sacar de lo mejor de sí mismos y a la vez darles aquello que necesitan y con frecuencia no saben pedirnos. En mi experiencia profesional la puesta en práctica se ha combinado de la escucha activa y mensajes”yo” (huir de dar ordenes a los usuarios, si no transmitir desde mi situación lo que debería hacer: “yo en tu lugar seguiría el tratamiento ya que estás mejorando”, así como el acuerdo parcial. Lo que no puede fallar nunca, al menos desde mi experiencia, es sencillez para reconocer nuestros errores también delante de nuestros pacientes, eso nos hará ganarnos su confianza y estar reconciliados con nosotros mismos.

  5. Enhorabuena por tu artículo MªIsabel. Hace unos meses publiqué un post en el que daba algunas pautas para DESARROLLAR la capacidad de EMPATÍA. Te dejo el link por si quieres darle un vistazo. Un saludo!

    http://psicologiaparatodosenvalencia.blogspot.com.es/2013/04/como-desarrollar-la-empatia_21.html

  6. Estoy de acuerdo con tu definición de empatía, Termino muy utilizado en el contacto con nuestros pacientes y usuarios en el campo de la medicina, sin embargo, quisiera plantear la empatía,como el establecer una corriente afectiva entre medico y enfermo en la cual de todas maneras el medico tiene que conservar su independencia emocional para poder ayudar con objetividad a su paciente. Ya en el campo de la Psiquiatria, una buena empatía en el comienzo de la relación puede garantizar el inicio de una relación transferencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: