AL PSICÓLOGO ¿YO?…

Imagen

               Por MªIsabel López

               Cuando a raíz de un problema consideramos la posibilidad de acudir a un profesional de la salud mental, la gran duda que nos asalta es ¿A quién? Lo más común, es dejarse llevar por el boca a boca, por la reputación, pero no es raro que en el campo de la psicología el paciente tenga reparos en preguntar a conocidos por un  psicólogo, quien en muchos ámbitos es aún considerado un “loquero” con las connotaciones  que para el propio paciente tiene esa consideración como potencial cliente.

                El psicólogo está capacitado para tratar psicopatologías consideradas muy graves por el grado de incapacitación social y personal que conlleva, como una esquizofrenia, trastornos límites de la personalidad, trastorno bipolar etc., pero también está capacitado para ayudar a superar aquellas dificultades que aunque para muchos no suponen problema, para otras personas, éstas le sobrepasan ya sea por déficit de habilidades sociales, o simplemente ignoran cómo funciona el comportamiento humano.

                Una fobia, el estrés, la angustia, un trastorno distímico, técnicas de relajación, el Trastorno Obsesivo Compulsivo, la Depresión, Trastorno de conducta alimentaria,  promoción de la salud y del ejercicio físico, la motivación, las relaciones ,Técnicas de estudio, elección de personal etc…  el psicólogo tiene un campo tan amplio de actuación que es difícil que nadie se haya visto libre de dudas al respecto, aunque también es cierto que la misma patología no tiene la misma gravedad en todos y es la incapacitación social y personal que se percibe la que decide si se necesita al psicólogo o no. Yo puedo tenerle miedo a las serpientes, pero si no me tengo que enfrentar a ellas porque en mi ambiente no las voy a encontrar, no tendré que tratarla, si por el contrario voy a trabajar en un zoo, tendré que considerarlo, o si vivo en el campo muy probablemente no tendré que tratar mi miedo a los ascensores, si mi oficina está en un décimo piso, probablemente sí.

                 El psicólogo no está solo para ayudar en patologías graves, sino para manejarnos también con mayor éxito en determinadas áreas de la vida, pero no tiene una varita mágica. Ese es un gran error que comenten muchos de los que acuden a una consulta, pensar que con sólo hablarle al profesional de su problema, se arregla todo. El psicólogo tiene una amplia formación en el funcionamiento del cerebro, del pensamiento y comportamiento humanos, y te indica el camino, pero el camino has de andarlo tú. Te encuentras ante un gran laberinto, a través del cual tienes que encontrar la salida, el psicólogo, te dirá por qué puerta entrar, y como sortear las dificultades, pero es el paciente quien debe entrar y enfrentarse a ellas, pudiendo preguntar cuando lo precise, pero debe hacer caso a las indicaciones o se quedará probablemente atrapado.

                El profesional de la salud mental, se dedica a algo más que a patologías catalogadas por la sociedad como la parte oscura , negativa e incluso peligrosa de la mente, se dedica también  problemas más cotidianos y por supuesto , y este es un gran olvidado del quehacer del psicólogo, la prevención, la promoción de prácticas para la buena salud mental.

              Dentro de la psicología también existen varias corrientes y que tratan los problemas desde perspectivas distintas, pero ese es un tema que más adelante se tratará. Elegir por tanto el psicólogo adecuado depende fundamentalmente  de nuestras necesidades y hay que perderle el miedo a preguntar, a consultar. Éste es un profesional muy formado y tan importante dentro de la salud como lo es un endocrino, un digestivo, o el dentista por ejemplo, mejora la calidad de vida.

“Las personas felices aceptan las cosas que no tienen remedio, pero luchan por aquellas que tienen solución”

Anónimo

Anuncios

Acerca de MªIsabel López

Licenciada en Psicología. Máster en Psicopatología y Salud. Mi idea es acercar la psicologia a todos , esa gran desconocida, que envuelve cada momento de nuestra vida sin que seamos conscientes de ello.

Publicado el 3 mayo, 2013 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: