PROFECÍA AUTOCUMPLIDA (Efecto Pigmalion)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por MªIsabel López

               Alguna vez hemos oído hablar de la Profecía Autocumplida. Pero ¿sabemos realmente en qué consiste? Simplemente atendiendo a las dos palabras que lo forman podemos hacernos una idea, es una predicción que se cumple por sí misma, es decir, que simplemente por haberla realizado, ésta se cumple. !!! ¿Cómo?!!! !!! ¿Cuándo ha ocurrido eso? pues sí, y además ocurre continuamente. Es una predicción que en principio es falsa, pero sólo por el hecho de haberla realizado, nuestro comportamiento, muchas veces inconscientemente, se modifica e influye en los demás o en nosotros mismos y termina cumpliéndose. Veámoslo con el ejemplo típico que se utiliza para explicar este efecto.

               Si a alguien se le ocurre vaticinar que el Banco X va a quebrar, los depositantes de ahorros corren a retirar su dinero en masa y los accionistas a vender sus acciones, el banco se queda efectivamente sin dinero y entra en bancarrota. Así de fácil, y así de complejo.

               Este fenómeno es trasladable a la psicología, también es conocido como el Efecto Pigmalión en el campo de la motivación, según el cual, la creencia que se tenga sobre otra persona influirá en su rendimiento.

               Fue estudiado en la década de los 60 en la Universidad de Harvard por los investigadores Robert Rosenthal y Leonore Jacobson, en dicha investigación, lo que se hizo fue realizar un test de inteligencia en un Instituto, y sin corregirlos se le “mintió” a los profesores dándole una lista de alumnos que según el test que habían realizado, destacaban sobre el resto de compañeros. Cuando terminó el curso, se repitió el test de inteligencia, y ahora sí, ahora se corrigieron todos los del principio del experimento y los del final, y se encontraron con que la diferencia de los test de esos alumnos presuntamente más aventajados había aumentado mucho con respecto a los de sus compañeros. ¿Qué podemos extraer de esto?, pues simplemente las expectativas de los profesores sobre estos alumnos cambiaron su actitud hacia ellos y éstos a su vez al percibirlo mejoraron en su rendimiento.

               Por lo tanto, podemos decir que lo que los demás creen de nosotros influye para bien y muchas veces y desgraciadamente para mal. En el trabajo, en la escuela, en el deporte, en todos aquellos lugares donde hay un intercambio entre expectativas y actitudes.

               El efecto Pigmalion, lo debemos aplicar a nosotros mismos. Si yo creo que la gente me percibe como una persona antipática y arisca, actuaré de forma defensiva pudiendo resultar con mi actitud efectivamente, antipática y arisca. Sin embargo, si yo creo en mí, creeré en mi competencia e intentaré conseguir retos pudiendo llegar y hacer lo que me proponga.

               En un futuro post y si queréis, podemos profundizar del impacto de este efecto en el ámbito escolar, ya que incluso las instituciones educativas, sabiendo de su importancia mandan directrices a su profesorado para que se tenga en cuenta.

La Frase:

“Tanto si usted cree que puede, como si cree que no puede, está usted en lo cierto”

Henry Ford

Anuncios

Acerca de MªIsabel López

Licenciada en Psicología. Máster en Psicopatología y Salud. Mi idea es acercar la psicologia a todos , esa gran desconocida, que envuelve cada momento de nuestra vida sin que seamos conscientes de ello.

Publicado el 29 abril, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: